¿Cómo conseguir una casa Passivhaus en verano?

Lo que no puede faltar en tu casa este verano
27 junio, 2018
Reforma ya tu empresa, impresiona a tus clientes
1 agosto, 2018
Mostrar todo

Mucho se ha hablado de la efectividad del estándar Passivhaus a la hora de reducir el consumo energético de una vivienda. El hecho de que permitan alcanzar una temperatura de confort sin apenas gastar energía en los climas más fríos, le ha convertido en la opción perfecta para muchos. Aquí te dejamos unos sencillos pasos para conseguir que tu casa sea Passivhaus.

1) La orientación de la vivienda: Cuando lo que pretendemos es calentar una casa, la orientación de las zonas donde mayor vida se haga será en dirección a sol, de modo que los rayos incidan directamente sobre la fachada, calentando estos lugares. Si nuestra vivienda se va a situar en una zona cálida, tendremos que realizar lo contrario, ubicando las zonas más habitadas de la casa en aquellos lugares donde el sol no llegue tan abiertamente.

2) Los materiales: A la hora de diseñar la vivienda y, en especial, la envolvente de la misma, deberemos elegir aquellos materiales que permitan una mayor refrigeración a nuestra casa. Entre la amplia variedad de compuestos entre los que podemos elegir, tenemos aquellos que permiten una mayor acción del sol respecto a otros.

3) El aislamiento: El aislamiento térmico es la estrella de toda casa pasiva. El espesor es mayor que en otras construcciones más tradicionales, impidiendo que el frío en invierno y el calor en verano penetren al interior de la vivienda. Las puertas y ventanas también ayudan en este sentido. Si consigues obtener todo esto, es casi seguro el no desarrollo de los puentes térmicos que dificultan el mantenimiento de cualquier temperatura en el interior del inmueble.

4) Posición del aislante: La diferencia de aislar una casa Passivhaus en un clima cálido es la posición que ocupa la envolvente en la fachada. En aquellos lugares sometidos a temperaturas más calurosas, el aislante se colocará en el exterior afín de aprovechar la inercia térmica de los materiales que componen la fachada. Se trata de controlar la velocidad y la cantidad de calor del que queramos desprendernos para mantener la temperatura de confort dentro de la vivienda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
EnglishSpanish
Pedir presupuesto